Cómo curar el asma

Como curar

Como curar diversas enfermedades, aliviar síntomas y tratar dolencias con remedios caseros y naturales

El asma es grave y lo debes hablar con tu médico. Pero también hay remedios caseros con los que puedes intentar reducir la gravedad y la frecuencia de tus ataques y ayudar a controlar los síntomas cuando ocurren.

Cómo curar asma

Un ataque de asma puede ocurrir cuando una sustancia irritante, por lo general una sustancia común como el humo, el aire frío o seco, el polen, el moho o los ácaros del polvo, se encuentra con un par de pulmones temperamentales. Las fluctuaciones hormonales, el estrés y la ira también pueden desencadenar un ataque. A veces no hay una causa aparente. La dificultad en la respiración se produce debido a que los bronquios, los tubos que permiten el intercambio de oxígeno en los pulmones, sufren espasmos. Estos ataques pueden ser acompañados por tos y opresión en el pecho. Los espasmos provocan la liberación de histamina y otros químicos que causan la inflamación y la producción de moco que obstruye las vías respiratorias.

Para los ataques de asma severo, el tipo de opresión, sibilancias y dificultad para respirar puedes ser realmente aterrador, la mayoría de la gente hace lo que el médico le recomienda. A menudo, esto significa una acción rápida con un inhalador que contenga un fármaco tal como el albuterol. Si eso es lo que utilizas, y funciona, no renuncies a ella. Y siempre debes de tener el número de teléfono de tu médico a mano en caso de ataques graves. Pero para las no emergencias, querrás averiguar la manera de ayudarte a respirar bien.

Respira más fácil en ese momento

  • Cuando tengas un ataque de asma, mantén la calma. El pánico puede empeorar tus síntomas. Ayúdate a ti mismo a través de este truco de visualización: Cierra los ojos. Al inhalar, imagina que tus pulmones se expanden y se llenan de una luz blanca, y sientes que tu respiración es más fácil. Repite este ejercicio dos veces más, a continuación, abre los ojos.
  • En caso de necesidad, ten una buena taza de café o dos latas de 355 ml de refresco de cola con cafeína. La cafeína esta químicamente relacionada a la teofilina, un medicamento estándar para el asma. Ayuda a abrir las vías respiratorias.

Remedios naturales para el asma

  • Los practicantes de la medicina tradicional china han estado utilizando la hierba ginkgo para tratar el asma durante siglos. Si quieres probarlo, toma 60 a 250 miligramos de extracto de ginkgo estandarizado una vez al día. Un estudio reciente sugiere que esta hierba interfiere con una proteína en la sangre que contribuye a los espasmos de las vías respiratorias.
  • El magnesio puede hacer que te sienta mejor. Muchas investigaciones sugieren que el magnesio relaja los músculos lisos del tracto respiratorio superior. La dosis recomendada es de 600 miligramos al día.

Ayuda contra la inflamación por asma

  • Los ácidos grasos Omega-3, que se encuentran en los pescados grasos como el atún, el salmón y la caballa, funciona parecido a una clase de medicamentos llamados inhibidores de leucotrienos en asma. Estos medicamentos detienen las acciones de los compuestos del cuerpo que causan la inflamación en las vías respiratorias. Tomar seis cápsulas de 1000 miligramos al día divididas en dosis.
  • El aceite de onagra es rica en un ácido graso esencial llamado GLA, que es convertida por el cuerpo en sustancias anti-inflamatorias. Tomar dos cápsulas de 500 miligramos tres veces al día. Tómala con las comidas para evitar malestar estomacal.
  • Los bioflavonoides, los compuestos que dan su tono tecnicolor a las frutas y vegetales, tienen propiedades anti-inflamatorias y anti-alergénicas potentes. Uno de los bioflavonoides más conocidos, quercetina, inhibe la liberación de histamina. Tomar 500 miligramos de quercetina tres veces al día, 20 minutos antes de las comidas.
  • La cúrcuma, esa especia de cocina amarilla que es usada para dar sabor a platos de curry indio, es una clase anti-inflamatoria. Los compuestos que contiene inhiben la liberación de la COX-2 prostaglandinas, sustancias similares a las hormonas que intervienen en la inflamación. Mezcla una cucharadita de cúrcuma en polvo en una taza de leche caliente y beberla tres veces al día. Las cápsulas de cúrcuma también están disponibles.

Mantener un registro

  • En un libro de citas, anota todo lo que comas durante un mes. También registra los síntomas del asma. Mientras que las alergias alimentarias están raramente asociadas con el asma, a veces hay una conexión. Revisa tu diario sobre tus síntomas para ver si hay algo que al comerlo aumenta la frecuencia o la gravedad de los ataques.
  • Si tomas medicamentos para el asma, obtener un medidor de flujo máximo, disponible en farmacias. Este aparato mide la velocidad a la que el aire sale de los pulmones, una indicación de qué tan bien estás respirando. Al leer el "flujo máximo" en determinados momentos, puedes saber qué tan bien funciona un medicamento o remedio. También lo puedes utilizar durante un ataque para determinar tu gravedad y decidir si necesita atención médica.

Prevenir los ataques de asma al evitar los desencadenantes

  • No fumes y mantente alejado de las personas que lo hacen. El humo del cigarrillo irrita las vías respiratorias.
  • No te apiñes en torno a una chimenea o estufa de leña.
  • En un clima frío, envuelve una bufanda alrededor de tu nariz y de la boca para ayudarte con el aire helado, para que se caliente antes de que lo inhales.
  • Estés alerta a los desencadenantes del asma inusuales, como los alimentos con olor fuerte o las tiras de muestra intensamente perfumadas en las revistas, debes hacer todo lo posible para evitarlos.
  • Trata de comer comidas más pequeñas y frecuentes, y no comer antes de ir a la cama. La migración hacia arriba de los ácidos estomacales que causan ardor de estómago también puede desencadenar ataques de asma.
  • Alrededor del 5 por ciento de las personas con asma son alérgicas a los fármacos anti-inflamatorios no esteroideos (AINE) como la aspirina y el ibuprofeno. Para estas personas, tomar los medicamentos puede desencadenar un ataque. Si eres uno de ellos, usa un analgésico sin aspirina, como acetaminofeno (Tylenol) en su lugar.

Si los remedios caseros no son suficientes

¿En caso debo de llamar al médico?, si desarrollas los síntomas de asma por primera vez. Si ya estás recibiendo tratamiento para el asma, es probable que tengas medicamento que tomas al principio de un episodio. Aun así, llama a tu médico si notas que estás usando el medicamento con más frecuencia, o si los síntomas empeoran, incluso después de tomarlo. Consige que alguien te lleve a emergencias si no puedes hablar sin jadear en busca de aire, si desarrollas un tono azulado en la cara o en los labios, te resulta muy difícil respirar, o si estás confundido o agotado.

Respirar profundamente para reducir la ansiedad

Este sencillo truco de respiración profunda puede ayudarte a reducir la gravedad y la frecuencia de tus ataques de asma. Cuando se inicia un ataque, naturalmente te vuelven más ansioso, y hace que sea más difícil respirar. Esto produce una respuesta "apretar los dientes" que puede restringir aún más las vías respiratorias. Pero si has practicado esta técnica de respiración antes, lo puedes usar para ayudarte a respirar más libremente.

  • Acuéstate boca arriba sobre una alfombra o colchoneta y coloca un libro sobre tu estómago.
  • Inhala suave y profundamente, pero no mediante la ampliación de tu pecho. En su lugar, amplia tu abdomen. Mantén un ojo en el libro. Si se eleva, estás respirando de manera correcta.
  • Justo cuando crees que has llegado a pleno rendimiento, toma un poco más de aire. Ve si puedes levantar el libro un poco más alto.
  • Exhalar gradualmente, contando lentamente hasta cinco. Cuanto más exhalas, más relajado te sentirá.
  • Repítelo por lo menos cinco veces.

Artículos relacionados con Cómo curar el asma